La ESA puede abordar la pérdida de masa muscular en el espacio

El astronauta danés Mogensen de la ESA llevará a cabo un experimento a bordo de la ISS para combatir la pérdida de masa muscular en el espacio

El 27 de agosto, el astronauta danés Andreas Mogensen hizo historia. Es el primer astronauta europeo en pilotar la nave espacial SpaceX Dragon hacia la Estación Espacial Internacional (ISS). Durante los próximos seis meses, Mogensen realizará más de 30 actividades de investigación, incluyendo la impresión 3D en el espacio, la realidad virtual y la caza de tormentas para comprender mejor los fenómenos atmosféricos. Un experimento que fascina a la comunidad científica es la prueba de la ESA de un dispositivo contra la pérdida de masa muscular.

Una consecuencia médica conocida desde hace décadas

La pérdida de masa muscular en los astronautas es una de las consecuencias médicas inevitables de las misiones espaciales a largo plazo. Investigaciones anteriores han demostrado que un astronauta de entre 30 y 50 años que pasa seis meses en el espacio pierde la mitad de su fuerza. Esto significa que esencialmente regresa a casa con los músculos de un octogenario.

El nuevo experimento tiene como objetivo reducir estos efectos estimulando eléctricamente ciertos músculos para que recuperen masa. En última instancia, se espera que esta estimulación acelere la recuperación. Con el interés en las misiones espaciales de larga duración a la Luna e incluso a Marte, este método podría ser útil para contrarrestar los efectos de la microgravedad en los exploradores humanos y mantenerlos saludables, según los científicos.

El método, llamado Estimulación Eléctrica Neuromuscular (NMES), es una estrategia de rehabilitación bien conocida en la Tierra para pacientes que experimentan períodos prolongados de inactividad física (ref.). Breves impulsos eléctricos en los músculos objetivo causan contracciones relativamente fuertes, compensando en última instancia los efectos del desuso prolongado. Sin embargo, en el espacio, el método nunca se ha probado.

Configuración del estudio

Mogensen, de la ESA, es el primer sujeto de este experimento contra la pérdida de masa muscular. Pertenecerá a lo que se llama un grupo de control, lo que significa que representa a un astronauta normal que no será sometido a estimulación eléctrica real. Realizará mediciones para evaluar su salud muscular antes y después de su vuelo de seis meses. Los datos recopilados servirán como estadísticas de referencia para futuros astronautas tratados con NMES durante misiones espaciales.

El segundo grupo de astronautas realizará las mismas mediciones, pero después de someterse a estimulación eléctrica. Luego se compararán los resultados de ambos grupos para determinar si el tratamiento ha mejorado la salud muscular.

Sin duda, este nuevo método se integra y no reemplaza el régimen de ejercicios actual seguido por los astronautas durante las misiones espaciales. En la EEI, la tripulación se ejercita durante al menos dos horas todos los días, lo que es una contramedida crucial contra el debilitamiento muscular.

Cómo se entrenan hoy los astronautas

Los ejercicios físicos son específicos para las agencias espaciales y también se adaptan al individuo. Por ejemplo, según un estudio de 2019, los astronautas de Estados Unidos, Japón, China y Canadá siguen entrenamientos de resistencia y aeróbicos. En cambio, los cosmonautas rusos prefieren usar cintas de correr y bicicletas estáticas entre el equipamiento.

La efectividad de estas contramedidas varía ampliamente entre los astronautas. Un estudio (ref.) que monitoreó a dos astronautas durante seis meses de vuelo espacial demostró que, a pesar del entrenamiento de alta intensidad, la tripulación aún experimentó pérdida de masa muscular. Por lo tanto, el método NMES, que requiere menos recursos que un mini gimnasio en el espacio, podría ser un sistema accesible y útil que complemente los ejercicios diarios.

Aunque hasta ahora no se han informado problemas de seguridad a largo plazo, este método tiene algunas limitaciones. A veces, puede que no active todo el músculo y los efectos de la estimulación eléctrica en ciertos órganos que se deterioran en el espacio, como los asociados con el sistema esquelético y cardiovascular, aún no se comprenden bien.

Subscribe
Notify of
guest
0 Commenti
Inline Feedbacks
View all comments